08 enero 2011

Redireccionando un cambio.

Hoy ha sido de  esos días que llegas a casa cansado del mundo y con una única idea en la cabeza, meterme en internet para comprobar si está conectada. Llegas a casa. Mi madre me pregunta que tal el día "-Un poco mierda la verdad", paso de ella mientras me da unos consejos para alegrarme. Paso por delante del salón en dirección a mi cuarto. Mi padre me pregunta que donde e estado. "Por ahi...". Vuelve la cabeza hacia la tele dandome a entender que se la sudaba.

Por fin llego a mi habitación. Cierro la puerta, no quiero que me molesten. Enciendo el ordenador. "Joder, ya se a vuelto a fundir la bombilla", bajo y cojo una bombilla, la cambió. El ordenador ya se a encendido y puedo meterme al Tuenti. Me conecto, veo gente que me habla, les cierro la conver, solo me apetece hablar con esa persona. No está. Le dejo un mensaje y me giro dejando el Tuenti con esos jodidos ruidos del cuando te están hablando. Enciendo la Play. Me apetece pegarme unos tiros y desquitarme del día de hoy. Termino despues de comprobar que el internet de mi casa es como las ayudas por parte de el gobierno a Africa, no existen. Apago la consola, apago la luz de mi cuarto me quedo a oscuras, mañana será otro día...

2 comentarios:

  1. Yo era una de las personas que te hablaba ese día si no recuerdo mal, debes contarme mucho

    ResponderEliminar